Seleccionar página

Por Arleny Lantigua

Santiago.- El cabello es para las mujeres parte de su identidad, de su belleza, de su autoestima y como Sansom hay muchas que también le honran como parte de su fortaleza.

A raíz de la pandemia del COVID-19, por el estrés y la ansiedad que nos ha generado el hecho de estar constantemente al acecho de una enfermedad sigilosa y escurridiza, de la que conocemos no más de 6 meses de investigaciones, la pregunta es: ¿mi cabello por qué está afectado?

De un estudio realizado por Dr. TurkMen y otros evaluando los efectos del COVID-19 en la pérdida de cabello mediante un cuestionario básico encontraron que:  un 27% de la muestra presentó Efluvio Telógeno agudo (caída), mientras que 2.8% alopecia areata en la cabeza, un 2.5% alopecia areata en la cara (barba o cejas)  y un 19.95% dermatitis seborreica, para determinar que en definitiva el estrés y la ansiedad si afectan algunas condiciones sensitivas de la piel, y como es sabido el cabello se prende de la piel cabelluda.

Han sido muchas las consultas realizadas en Beia Beauty Center durante el mes de mayo y junio, del total aproximadamente un 80% presenta una caída irregular así como afinamiento del bulbo piloso lo cual provoca desprendimiento de la fibra capilar. Estas clientas evaluadas admiten estar en preocupadas y en constante tensión por la situación global o alguna situación de enfermedad en la familia que genera incertidumbre.

En otra perspectiva, se encuentran los pacientes recuperados de COVID-19 quienes han presentado caída aguda a los dos meses de haber sido puestos en alta. No hay un estudio que todavía hable certeramente de esta realidad pero si se ha detectado en muchos pacientes que han reportado la pérdida de su cabello luego varios días de estar libres de la enfermedad, especialmente en aquellos que presentaron fiebres severas, hospitalización, cuidado intensivo, transfusión de sangre, neumonía severa o quienes resultaron uno o dos órganos lesionados como consecuencia del virus.

Entonces sí, después del COVID-19 por la baja en los valores nutricionales o las defensas en el organismo de las personas con las condiciones anteriores frente a la enfermedad que lo han sobrepasado entre la semana 7 y 16 se presenta un efluvio telógeno agudo o caída abrupta del cabello según un cuestionario presentado por Donovan Hair Clinic en Julio. Recomendaciones? Visitar un endocrinólogo que pueda determinar cuáles complementos se necesitarán para restablecer el cuerpo.

Otra mirada a este tema es la del lavado diario o el atado del cabello constante para evitar que el cabello se infecte del virus.  Según la dra. Linsey Marr, científica especializada en aerosoles del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia afirma que a menos que alguien nos estornude encima, bañarse y cambiarse la ropa es innecesario porque nuestro cuerpo empuja el aire y aleja de la ropa las partículas virales que pudieran estar flotando por ahí, si acaso hubiera.

Marr explica que de igual manera si alguien estornudara directamente en tu cabello, es poco probable que portes el virus en él. “Para infectarte a través del cabello, primero deberías tener suficiente cantidad del virus en el pelo, posteriormente tocar exactamente la zona infectada y después tocarte la boca, la nariz o los ojos para enfermarte”, asegura.

Es por esto que a menos que una persona esté trabajando en un hospital, clínica o laboratorio (personal médico o de asistencia de salud) no requiere lavarse el cabello diario con temor a ser contagiado y salvo sus propias condiciones capilares (cabello graso, normal o seco que cada uno requiere su propia frecuencia de lavado). Así lo hace la Dra. Steyssy Madera en República Dominicana quien labora diariamente de frente a luchar contra el virus y  asegura que se lava el cabello todos los días por seguridad para estar más tranquila en su núcleo familiar ya que trabaja directamente las vías aéreas de pacientes confirmados o sospechosos de portar COVID.

Si una persona estornudara a uno o dos metros de distancia de otra y se están siguiendo las recomendaciones de la OMS para frenar el contagio no hay peligro de recibir carga viral en el cabello, asegura la dra. Madera. Se refiere a usar mascarilla tapa bocas siempre que se este cerca de otras personas, distanciamiento, lavado de manos frecuente y no tocarse con las manos la boca, nariz o los ojos.

Las informaciones aun son prematuras y en este tema nos vamos edificando poco a poco según avancen los estudios. Sobre la duración del virus en el cabello, no hay investigación confirmada pero se menciona la semejanza entre el cartón y las telas, un estimado de 24 horas.

Siempre será mejor prevenir que lamentar es por esto que se recomienda seguir al pie de la letra las medidas de prevención, no bajar la guardia y estar atentos a cualquier posible exposición que haya tenido al virus. Tratar esta situación global con precaución y respeto, cambiando el miedo por la responsabilidad.

Estudios consultados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7361059/ 

https://donovanmedical.com/hair-blog/covid19-top10

Este artículo relacionado te puede ayudar a manejar la ansiedad: Para leer 

Descarga mi Ebook

El poder del Lenguaje corporal en el salón de belleza