Es una frase que uso desde hace mucho. Me fijaba que hay personas que invierten mucho dinero en productos y tendencias del mercado pero su cabello no avanza…mientras que otras quizás con productos básicos comprados en supermercados tienen “la real melena”.

Hace mas de 6 años que vengo diciendo esto señores…y lo demuestro con algunas clientas a las que asesoro como cambia su cabello cuando le ponen amor. 

Pero qué es el amor para el cabello? Muchas no hemos nacido con la genética ideal que nos haga crecer el cabello fuerte y basto, por el contrario hay muchas que como yo es muy difícil ver su cabello pasar del hombro. 

Y como el amor es el ingrediente mágico en todo te explico qué significa para mi este enunciado. El amor para tu cabello es amarte tu primero como persona…comer bien, tomar agua, airar tu cuerpo, ejercitarte, usar el color adecuado, no abusar de herramientas térmicas y usar lo que va de acuerdo a tu personalidad. No podemos pretender cabello hermoso cuando estamos hiriendo la hebra con exageraciones que no corresponden a la textura o calidad que se tiene.

Esto mismo se traduce a tu negocio, a tu carrera como artista…tus clientes responden al amor. Al amor en tus palabras, en tus acciones, en tu servicio…nadie se resiste. Es una práctica hermosa que cuando la inicias se vuelve parte de ti.

Servir es una bendición de Dios que no podemos menospreciar, desde donde te toque debes hacerle justicia a tu rol. 

Corazón manso y palabras de amor siempre tendrán retorno en bendiciones para ti. No lo hagas por ganar, hazlo honestamente y el premio vendrá. 

Recomendaciones? Aqui van:

1- Visualiza al cliente como si fueras tu mism@, cómo te gustaría que te traten? 

2- Piensa que tu cliente es quien te paga. Por lo tanto no te trae problemas, te trae soluciones.

3- Agradece por cada cliente que Dios pone en tu mano. 

4- Recuerda que tu trabajo es brindar bienestar y mejorar el autoestima de las personas…tienes el poder en tus manos. 

5- Recuerda el mandamiento “ama a tu prójimo, como a ti mismo”. Por lo tanto a ningún cliente le hagas lo que no te gustaría que te hicieran a ti. 

6- Pon siempre la salud del cabello, la piel, las uñas, cejas o pestañas…por encima de la belleza. Porque no hay belleza sin salud. La belleza se puede pagar, la salud muchas veces no. Entonces no comprometas tu criterio por ganar mas dinero. 

Te abrazo desde mi corazón. 

Recuerda…desaprender es lo más difícil del camino del crecimiento. En el sector belleza necesitamos desaprender para reaprender.